Deporte

Ciclocomputador GARMIN Edge 520

Dos pantallas y sus accesorios hacen que el aparato tenga sentido. Sus 7 botones y el resto de funciones emborronan el buen comportamiento de este GARMIN Edge 520.

En el mercado hay muchos ciclocomputadores buenos, pero este es uno de los que parte del pelotón profesional elige para ganarse los cuartos y competir a cara de perro para ser el mejor del planeta. Y es aquí donde GARMIN seria uno de los actores responsables de que los profesionales y los paquetes como yo, estemos tocando botones mientras pedaleamos. En mi caso tengo excusa, ahora bien, ver a un Pro tocando botones antes de cruzar la meta cuanto menos me choca.

La sincronización del ciclocomputador con los sensores de velocidad y cadencia es perfecta. La duración de la batería más que óptima. Por muy larga que sea tu salida, es muy complicado que el ciclocomputador se muera por inanición. La visualización de la pantalla en ruta y en diferentes condiciones climáticas es más que correcta.

Lo que no me cuadra de este GARMIN Edge 520 son tres apartados: el número de botones, los perfiles de actividad y finalmente tres de las seis pantallas dedicadas a la visualización de datos.

GARMIN Edge 520 detalle de una de las pantallas de datos.

Los botones y cada una de sus funciones son un fracaso.

Los perfiles de actividad me descuadran Train, Indoor y Race, entiendo lo que GARMIN quiere hacer, pero no termino de verlo claro. Ya puestos, podrías tener otros perfiles de actividad: Carretera, Montaña, Enduro, Ciclocross y toda la morralla que se te ocurra hasta el infinito y más allá.

Las pantallas: las dos primeras pantallas destinadas a datos son la esencia de este GARMIN Edge 520, puedes ver y medir casi lo que quieras velocidad, cadencia, pulso, distancia, velocidad media, etc… y además puedes configurar los datos a visualizar sin necesidad de usar un ordenador, cosa que se agradece sobre todo si se compara con el pulsómetro M400 de Polar, en el que la configuración de pantallas solo se puede llevar a cabo mediante una computadora. Como ya he comentado, las dos primeras pantallas son el corazón de este GARMIN Edge 520 y consiguen que el aparato en lugar de ser una patraña con grandes fallos, se convierta en una bestia. El resto de pantallas a mí se me antojan duras. Tercera pantalla: “mapa” seria la que hace de GPS, mejor no comprarlo con nada, porque saldría perdiendo contra todo lo que lo compares, pero al fin y al cabo no estamos hablando de un GPS al uso, más bien podría ser una pantalla para salvarte de algún apuro. Cuarta pantalla: “virtual partner”, otra pantalla que no la veo, chorrada al canto, seguro que hay alguno que la usa y le gusta. Quinta pantalla: “altura” (las altimetrías) no está mal, puedes ver el perfil del recorrido que terminas de hacer, es una pantalla que esta bien. Sexta pantalla: “resumen de vueltas” otra pantalla que no la termino de ver. No me imagino a nadie dando vueltas a un recorrido o a un velódromo y por cada vuelta pulsando el botón destinado expresamente a tal extraña función. Sí, has leído bien, el cacharro tiene un botón que está muy accesible y ocupando un lugar destacado dedicado solo a marcar las vueltas de un recorrido.

Lo peor de este GARMIN Edge 520, los 7 botones del aparato.

Lado izquierdo: 3 botones con 4 iconos, sí, has leído bien, 4 iconos: luz, flecha arriba y flecha abajo, me falta uno, el botón que en el marco del display lleva el icono de un Sol, además lleva tatuado en su cuerpo el símbolo del On/Off.

GARMIN Edge 520 detalle del botón luz y on/off.

Parte inferior: 2 botones, el “registrador de vueltas” y el botón de play/pause. Esta disposición me cuesta, para mí el botón de vueltas debería de ser el botón destinado a moverte por las pantallas y con un solo botón más que suficiente, recordemos que el aparato solo tiene seis pantallas y a mí personalmente me sobran 3.

Lado derecho: otros 2 botones, el botón de confirmación y el retroceso de pantalla.

Resumen: Las pantallas y los perfiles de activad tienen arreglo, una actualización de software que NUNCA llegará a este Garmin Edge 520 solucionaría el problema. Por otro lado, el mal diseño de la disposición y función designada a cada botón, 7 en total, no tiene solución. No obstante, la fluidez de funcionamiento, la sincronización con sus accesorios y los datos que puedes ver en las dos primeras pantallas, hacen que todo el conjunto adquiera sentido y nos hace olvidar sus defectos. El producto es mejorable, pero aun así, es una compra totalmente acertada y muy recomendable.

Categorías
DeporteTecnología